​​
​​














¿CUÁL ES EL CANDIDATO DE OPOSICIÓN MÁS FUERTE?

Emilio Palacio

25 de julio del 2016


La guerra de las encuestas ya comenzó, aunque en realidad son dos guerras: 1) La del gobierno contra la oposición, tratando de demostrar que el correísmo aun es todopoderoso, y 2) la de los distintos candidatos de oposición, mostrándose cada uno como el que mejores opciones tiene para derrotar al gobierno. 

En este Boletín nos detenemos en la segunda de esas batallas, para lo cual revisamos los estimados de las cuatro encuestadoras que hasta ahora se animaron a dar cifras al público. 

Se observan grandes diferencias, por lo que le toca a los electores discernir cuál se equivoca, cuál miente y cuál acierta.  

Informe Confidencial cree que Cynthia Viteri ha sobrepasado a Guillermo Lasso con 3 puntos porcentuales. Perfiles de Opinión, en cambio, estima que el segundo lugar será para “Ningún candidato”, y apenas le concede a Lasso y Viteri un empate en el tercer lugar. (Perfiles de Opinión es la única de las cuatro encuestadoras que hace mediciones para el gobierno). Cedatos y Santiago Cuestaapuestan por el candidato de CREO, con porcentajes diferentes pero con una proporción similar entre ambos aspirantes, de 2 a 1. 

A los demás candidatos de oposición no los incluímos porque las cuatro encuestadoras les dan, en el mejor de los casos, el 3% de las preferencias electorales, y muchas no alcanzarían ni el 1%. 

El promedio de las cuatro encuestadoras (una práctica utilizada por The New York Times para las elecciones presidenciales norteamericanas) favorece a Lasso. 

En el segundo gráfico (abajo) mostramos en qué medida las cuatro encuestadoras acertaron en las elecciones presidenciales del 2013. Para eso, medimos para cada una la diferencia que se alcanzó entre el resultado real de las elecciones de ese año y su última predicción, tanto para el candidato del gobierno (Rafael Correa) como para el mejor candidato de la oposición (Guillermo Lasso), sumando luego ámbos márgenes de error. 

(Las fechas de las distintas encuestas para esa elección no fueron las mismas, pero eso no afecta el resultado porque la posición relativa de los dos principales candidatos no varío en las mediciones sucesivas de cada encuestadora).