Debemos, pues, agregarle a la marcha de la oposición otros 5.238 manifestantes que ocupaban unos 1.746 metros de calles (0,5 manifestantes por metro cuadrado) cuando San Francisco ya estaba más o menos llena.


La marcha del gobierno no tuvo la misma característica. Incluso las fotos que el régimen publicó en Internet y en sus medios revelan un reducido espacio de calles aledañas, ocupadas por menos de mil seguidores, cuando la concentración en la Plaza San Francisco se encontraba ya en su mejor momento. 


Sume usted todo eso y obtendrá los resultados que anunciamos al inicio.


El factor moral,

el más importante


​Pero los números no nos cuentan toda la historia. Más importante aun fue la diferencia en el factor moral: 


- El gobierno movilizó sobre todo empleados públicos, a los que conminó a asistir so pena de un severo castigo. Una flota impresionante de buses se movilizó por todo territorio nacional -como ya es costumbre- llevando a esos burócratas para que apoyen al presidente.


La oposición, en cambio, movilizó al pueblo sencillo y a una franja enorme de clase media. La inmensa mayoría de manifestantes, en esta ocasión, no llevaban banderas, ni carteles, ni uniformes, ni ningún signo exterior de que perteneciesen a algún movimiento social o partido político.


- La manifestación del régimen se caracterizó por su falta absoluta de entusiasmo. Los manifestantes se limitaron a marchar, pero pocos demostraron fervor por el régimen. 


La marcha de la oposición, en cambio, se caracterizó por amplias muestras de repudio a las políticas oficiales, desde las más recientes medidas económicas hasta el atropello a las libertades y derechos humanos.


Algo más: sobraron las muestras de irrespeto al gobierno y a la persona del presidente, al que se lo calificó con los peores epítetos.


Todo esto derivó en la consigna más coreada: "Fuera Correa", que demostró que abajo, en la pirámide social, no sólo se ha perdido definitivamente el miedo a la dictadura, sino que hay poca predisposición para seguir aguantando la receta "revolucionaria" hasta febrero del 2017


El mismo fenómeno

en todo el país


​Por falta de espacio no desmenuzaremos lo que ocurrió en el resto del país. Diremos solamente que por todas partes fue más o menos lo mismo, y para demostrarlo, cerremos con esta foto de la Avenida 9 de Octubre en Guayaquil, que habla por sí sola.

1 de mayo del 2015, Av. 10 de Agosto, frente a La Alameda, alrededor de las 1:30 pm.

1 de mayo del 2015, calles Guayaquil y Olmedo, alrededor de las 1:30 pm.

1 de mayo del 2015, Plaza San Francisco, alrededor de la 1:30 pm.

Aun así, la Plaza San Francisco, con 8.740 metros cuadrados, supera ampliamente los 6.300 metros cuadrados de la Plaza Santo Domingo. De tal manera que si estimamos 2,5 manifestantes por metro cuadrado para ambas concentraciones, sólo allí hay una diferencia sustancia de 21.850 manifestantes de la oposición contra 15.750 del gobierno. 


Sólo que si nos quedásemos allí, las cifras quedarían incompletas. 


La oposición de nuevo 

protagonizó varias marchas


​La discrepancia en los números se incrementa sustancialmente porque los simpatizantes de la oposición repitieron un fenómeno que ya se observó el 19 de marzo pasado: No hicieron una marcha sino dos. Cuando la cabeza de la primera manifestación llegó a la Plaza San Francisco, una segunda manifestación recién comenzaba en el parque El Ejido, a dos kilómetros de distancia. Las fotos revelan que a la misma hora (1: 30 pm aproximadamente), San Francisco, el Centro Histórico de Quito y la Avenida 10 de Agosto (a la altura del Parque La Alameda) estaban más o menos colmados de manifestantes. 

1 de mayo del 2015, Plaza San Francisco, alrededor de las 2:30 pm.

La oposición tampoco llenó completamente, en ningún momento, la Plaza San Francisco, como sí ocurrió en marchas anteriores. En esta ocasión, los manifestantes llegaban al sitio de concentración y casi enseguida se retiraban, como si su propósito hubiese sido demostrar su repudio hacia el régimen, pero sin identificarse necesariamente con el mensaje de los dirigentes que convocaron la marcha. Ese trasvase de gente, que no cesó por varias horas, permitió que la Plaza se mostrase colmada, pero también con vacíos. 

1 de mayo del 2015, Plaza Santo Domingo, aproximadamente a la 1 pm. 

Así fueron las dos marchas en Quito

Miami, 2 de mayo del 2015

Emilio Palacio

LOS NÚMEROS FRÍOS REVELAN QUE EL PRIMERO DE MAYO REPRESENTÓ UNA NUEVA DERROTA PARA LA DICTADURA DEL ECUADOR. Sólo en Quito, la proporción de manifestantes fue de 2 a 1 a favor de la oposición: 27.088 contra 16.470.


El cálculo es sencillo y el lector lo puede reproducir por sí mismo, recurriendo a Google Earth, como hicimos nosotros, conjuntamente con las fotos que circularon por internet. 


En el caso de la Plaza Santo Domingo, donde se concentró el gobierno, las fotos muestran varios espacios en blanco, y cómo el gobierno desplegó carpas para disimular. 

Cuando la oposición llenó la Plaza San Francisco, en Quito, muchos manifestantes -no identificados, en su mayoría, con ningún movimiento social- recién comenzaban a marchar, a casi dos kilómetros de distancia. El gobierno llenó la plaza Santo Domingo, más pequeña, con empleados públicos y gente contratada, que no ocuparon un espacio significativo de las calles aledañas. Todo eso nos lleva a un estimado de 27.088 personas en la marcha de la oposición versus 16.470 que "apoyaron" a la dictadura. Más llamativa fue la diferencia en el factor moral: la columna del gobierno avanzó sin entusiasmo, mientras que los manifestantes de la oposición repetían al unísono un grito alarmante para el régimen: "FUERA CORREA".

Un solo grito se escuchó el Primero de Mayo: "Fuera Correa"